mar
19

PRECAUCIONES A TENER EN CUENTA EN LAS REDES SOCIALES

Siempre lo he dicho. Las redes sociales son un bien necesario sobre todo para el entorno empresarial, donde, como ya he explicado muchas veces, las posibilidades de promoción, difusión y generación de imagen de marca son infinitas y fundamentales.

Ahora bien. Como se suele decir, no es oro todo lo que reluce. Si a nivel profesional son fundamentales, a nivel personal pueden llegar a ser incluso peligrosas. Sobre todo para nuestra juventud, para nuestros hijos/as de entre 10 y 20 años (puede que incluso más jóvenes y más mayores).

Las redes sociales han supuesto para ellos una revolución. La famosa “socialización” que tanto hemos buscado desde siempre a tan tempranas edades es un hecho gracias a estos medios. Tus amigos, conocidos, amigos de mis amigos a los que ni siquiera conozco, e incluso (para rizar el rizo) aquellos con los que siempre nos hemos llevado mal, quieren ser nuestros amigos a través de un red social y compartir información con nosotros. Fantástico.

Hace una semana daba una charla en Toledo sobre este tema en concreto. Las redes sociales y las normas fundamentales que deben aprender y respetar tanto padres como hijos. ¿Por qué? Pues porque todos conocemos gracias a la televisión, lo que pasa en estos entornos cuando no se tiene cabeza y se utiliza para hacer daño a los demás.

Quiero en este post, tocar un tema que es peligroso y que muchos adolescentes hacen por sí mismos y orgullosos de ello. Cuando subimos contenido a nuestras redes sociales favoritas en internet, debemos tener un cuidado extremo, sobre todo cuando ese contenido son fotos y/o videos nuestros, en gestos / posturas / actitudes no del todo correctos. Facebook y Tuenty son las dos redes sociales más usadas en España, y están llenas de fotos “poco decorosas” que muchas veces suben sus propios dueños. Fotos ligeros/as de ropa, en fiestas con cierto toque de desenfreno, etc.

Quiero recordar que en Facebook, toda la información que subimos (fotos y videos) se los estamos cediendo a perpetuidad para que haga lo que quiera con ello, sin posibilidad de que posteriormente podamos reclamar. Esto conlleva que nuestras fotos se las pueda descargar cualquiera, o que puedan hacer un mal uso de ellas. O más grave, y  aquí ya hablo del futuro, lejano aun para los adolescentes. A día de hoy, las empresas en las que solicitamos un puesto de trabajo, no solo miran nuestro curriculum sino que escudriñan los medios sociales a ver que se dice de nosotros. Si sale algo inapropiado, ya nos podemos olvidar de ese puesto.

Y por supuesto, tened mucho cuidado las chicas con el tema de las fotos, sois mucho más propensas a salir peor paradas en este sentido. Quiero acabar este post, dejando un video, quizás un poco extremo, pero muy ilustrativo y significativo a este respecto. Espero que a alguien le pueda servir este post para tomar las debidas precauciones cuando sube contenido a las redes sociales.

 

Post comment